El pasado 14 de marzo tuvo lugar en el Parlamento Europeo la votación de las propuestas legislativas relacionadas con Economía Circular. Se trata del denominado “paquete de residuos”, compuesto de cuatro directivas que buscan gestionar los residuos de forma más eficiente y eficaz: (1) una directiva marco que incluye la gestión de residuos municipales, (2) vertederos, (3) empaquetado y (4) vehículos, baterías y acumuladores, y residuos de equipamiento electrónico. El paquete es el primer paso hacia una economía circular, donde los productos y materiales son reciclados y re-utilizados una y otra vez, de manera que continúan generando valor.

Aunque la gestión de residuos ha mejorado considerablemente en la Unión Europea en las últimas décadas, casi un tercio de los residuos municipales son enviados a vertederos y menos de la mitad son reciclados o compostados, con grandes diferencias entre Estados Miembros. En el 2014, Austria, Bélgica, Dinamarca, Alemania, Holanda y Suecia prácticamente no mandaron residuos municipales a vertederos, mientras que Chipre, Croacia, Grecia, Letonia y Malta todavía vierten más del 75% de su basura municipal.

Mejorar la gestión de residuos repercutiría de forma positiva sobre el medio ambiente, el clima, la salud humana y la economía. En este sentido, la Unión Europea está impulsando un cambio de rumbo en sus políticas para reforzar una economía circular, donde los productos y materiales sean reciclados y re-utilizados una y otra vez, de manera que continúen generando valor.

Entre las medidas importantes que introducen las cuatro propuestas legislativas, por ejemplo en el ámbito de los residuos municipales para el 2030 al menos el 70% del volumen total de residuos municipales generados deberá ser reciclado o preparado para ser reutilizado (es decir, comprobado, limpiado o reparado).

En cuanto al material de envases y embalajes, como papel y cartón, plástico, vidrio, metal y madera, los eurodiputados quieren que el 80% sea reciclado en 2030, con objetivos intermedios para 2025 para cada material.

Por lo que respecta al uso de vertederos, el Parlamento propone incluso reducir aún más, a un 5%, frente al 10% propuesto por la Comisión Europea, el porcentaje de residuos municipales que acaban en vertederos.

En concreto, la propuesta legislativa revisada afecta a la siguiente normativa comunitaria: Directiva 2008/98/CE sobre los residuos, Directiva 94/62/CE relativa a los envases y residuos de envases, Directiva 1999/31/CE sobre vertido de residuos, y Directivas 2000/53/CE sobre vehículos fuera de uso, 2006/66/CE sobre pilas y baterías y sus residuos, y 2012/19/UE sobre residuos de aparatos eléctricos y electrónicos.